Hombres y Mujeres

Hombres y Mujeres son dos sustancias misteriosas.
Si se dejan en dos probetas en esquinas opuestas
se escapan y reptan lejos de su confinamiento
atraviesan laboratorios y desiertos,
y se buscan hasta estar juntas.

Mezcladas y sometidas a gran presión
unas veces se separan, otras explotan
y las muchas saltan por los aires
dejando sus proyectos por los suelos.
Pero en algunas ocasiones se funden
y se unen y forman otra sustancia
de la que están hechos los sueños.
Destilada y refinada cura todos los males.
Las soledades, los desempleos, las vanidades
y hasta las rozaduras de tus sandalias.
Resiste el tiempo y el fuego,
no se oxida en presencia de egoísmo,
ataques de furia ni de cuento,
ni siquiera del más salvaje capitalismo.
Analizada por obstinados científicos,
no comprenden su mecanismo.
Presente en corazones envejecidos,
pero tan sólidamente enamorados
quizás forme nuevos soles medianos

cuando el universo ya casi se haya enfriado.

Como decir

Cómo decirte que estás equivocada,
que no somos defectos ni errores,
que no somos espectros de madrugada,
que no somos hijos del destino de los dioses.

Que somos luz, viento y risa
que somos tierra fuerte y hambrienta de semillas
que somos dueños de nuestra prisa
que haremos una vida sin pausa

que somos herederos de titanes
que se rebelaron contra dioses inefables
que cambiaron la lluvia y las nubes
que dejaron paso a una cama de flores

sigues siendo el tic tac de un corazón calmado
la fuerza de un roce casual de tu mano
mi cabeza de noche en tu regazo
el frio que rodeado con mis brazos se disuelve

Pero ahora no es solo tiempo de amar con pasión
es tiempo de entregar con decisión
es tiempo de cambiar sin piedad
es tiempo de crecer sin edad
es tiempo de morir para amar
es tiempo de renacer para estar
contigo.

El silencio se ha callado

El silencio de mi casa se ha callado,
al colgar el teléfono, al cesar tu voz,
no ha venido mi temido silencio.

Aguzo los oidos y ya no está,
se ha ido ese vacío molesto.
Y es tu voz la que llega para instalarse.

Tu voz callada pero suave en mi mente,
con la que ya no lucho para que me quiera,
se ha posado en un rincón de mi cerebro.

Suave mariposa que roza mis ideas,
las acaricia una tras otra
y las ilumina con un sol de arena,

Ya no me rebelo cuando me hablas,
mis neuronas ya no te replican nada,
porque ahora ya ves cómo pensaban.

Ahora tu voz son mi pisadas,
son mis tristezas y alegrías,
ahora tu voz son más de mil compañías.

tu voz me recuerda que aun hay alegría,
aun sobra tiempo de vivirla
y quedan más de cien días.

Tu voz sin tus labios es también un regalo,
tu voz sin tus ojos no es menos que hermosa
tu voz sin tu sombra no tiene por qué saber a limosna.

El silencio se ha callado
y por fin escucho tu voz en mis labios,
y si me paro hasta tu corazón a mi lado.

Pero no me paro demasiado
para no buscar ecos de tu latido,
ni el calor de tu piel,
ni la humedad de tus besos.
Ni el fruto de tu vientre
siempre sagrado entre mis manos,
y tus ojos en mis ojos,
Amén.