Separaciones

Me separas de ti enviándome a mi extremo de la cama
y no me dejas seguirte a tu sueño abrazado a tu espalda,
y lo soporto velando la oscuridad de tu silueta de la noche hasta el alba,
Me separas de ti en el silencio del agua caliente de la mañana
mientras lo escucho con envidia desde las sábanas,
y lo soporto esperando la ceremonia fugaz con que se viste tu silueta delgada ,
Me separas de ti bajo el sol de la mañana
dejándome un solo beso cuando corres a tu rutina diaria,
y lo soporto sintiéndome afortunado poseedor de la sonrisa de tu luz dorada,
Me separo de ti cuando discutimos,
nublándonos la razón, la alegría y la velada,
y lo soporto queriendo que mis manos hagan las paces sobre tu espalda,
Me separo de ti cuando queremos olvidarnos,
descosiendo uno a uno tantos recuerdos que sin ellos ya no hay memoria,
y lo soporto sabiendo que con tiempo convertiremos la roca en barro para crear belleza,
Pero ahora te quieres separar de mí,
dejarte llevar por otros mundos lejanos
y no podría ir ni siquiera cambiándome por ti,
y no habría ni belleza, ni paz, ni luz, ni alba, ni oscuridad,
ni suficiente corazón, para vivir a esa distancia de tu sonrisa,

No, no te dejo ir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *