Pastillas para no recordar

Ojala estuvieran inventadas, pero creo que aun habrá que esperar para tener pastillas para que pudieras olvidar.
Y yo, que no puedo nunca estarme quieto, necesito hacer algo mientras las inventan.
Y no tengo muy claro cómo se olvida porque yo tampoco consigo olvidar. Quizás esté más a mi alcance hacer pastillas para el futuro, o tal vez pastillas para la esperanza. Quizás repitiendo cinco veces cada gesto de ternura o quizás setenta veces siete sea suficiente.
Quizas el futuro sea la mejor pastilla para no recordar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *